Beneficios de un CPD en local frente a servicios TI en nube pública

Beneficios de un CPD en local frente a servicios TI en nube pública

Beneficios de un CPD en local frente a servicios TI en nube pública

La popularización de servicios de aplicaciones e infraestructuras en la nube pública es incuestionable. Sus ventajas, ampliamente difundidas por los grandes proveedores de tecnología en cloud, han convencido a muchas empresas para trasladar a ese entorno su tecnología. Pero los recursos TI físicos todavía tienen recorrido. En este post comentamos los beneficios de un CPD en local frente a servicios TI en nube pública.

Una consideración importante es tener en cuenta que la transición digital no significa tirar todos los despliegues de arquitectura TI que se tengan y empezar de cero con nuevos sistemas, sean en físico o en la nube. Por el contrario es un proceso que debe adaptarse plenamente a los tiempos, necesidades y posibilidades de cada empresa.

Es cierto que el desarrollo de nuevos modelos de negocio competitivos que atraigan clientes y ahorren costes demanda una puesta al día de la infraestructura TI para implantar las soluciones TI innovadoras que lo hacen posible, y en este escenario el cloud computing agiliza el acceso a este tipo de activos. Pero es necesario valorar otros aspectos como seguridad, personalización y coste antes de apostar al 100% por las ofertas de cloud público.

Cuándo invertir en CPDs propios

Numerosas empresas tienen sistemas heredados de gran valor que es difícil eliminarlos sin que se vean afectados sus procesos. No todos los recursos legacy son un problema. Muchas veces solo necesitan una actualización tecnológica para convertirlos en accesibles vía web y en movilidad, y trabajar en su integración con otros sistemas corporativos para ampliar sus capacidades.

De manera paralela a esta modernización de los sistemas legacy, es posible consumir en la nube pública aplicaciones menos críticas que los complementen. De esta manera, la organización obtiene lo mejor de cada entorno.

Otro aliciente para seguir invirtiendo en centros de dato propios es asegurar que los datos críticos del negocio están protegidos siguiendo al 100% la política de seguridad corporativa. Recordemos que los proveedores de servicios de cloud pública no son responsables de estos, sino las propias empresas. Además, los activos contratados pueden residir en CPDs de terceros países que no cumplan las normativas sectoriales o la legislación estatal en materia de protección de datos.

También, es importante planificar los costes de la nube pública. Y esto es complicado. Hay que conocer muy a fondo las licencias que ofertan para que cuadren con las necesidades y presupuestos a corto, medio y largo plazo. Y es que lo que ahora parece asequible mañana, aumentando rendimientos y usuarios, puede ser que no lo sea.

La alternativa de desplegar nubes privadas

En Orbit somos especialistas en facilitar la modernización TI de empresas de todos los tamaños y sectores. Y sabemos que la mayoría se plantea el consumo en la nube pública. Pero muchas veces hemos comprobado que es más rentable invertir en soluciones físicas que en servicios de cloud público. Eso sí, siempre y cuando se cuente con la consultoría de profesionales IT especializados en transformación digital como los nuestros.

Frente a un único camino hacia la cloud pública, siempre existe la posibilidad de implantar nubes privadas en la propia empresa para beneficiarse de todas las ventajas del mudo cloud, acometer rápidos despliegues de recursos IT y agilizar al máximo el acceso a los datos vía web y en movilidad.

En una solución de cloud privado se realiza una gestión inteligente (automatizada) y centralizada de todos los recursos (rendimiento, capacidades, configuraciones…) pudiéndose implementar aplicaciones e infraestructuras de autoservicio siguiendo las políticas que se definan.

En qué consiste una cloud privada: Cómo se implanta una nube privada

La tecnología de virtualización es clave para desplegar una nube privada. La virtualización del data center es la base. Mediante un software específico es posible gestionar de forma unificada todos los recursos IT virtualizados que forman ese CPD virtual.

Una manera rápida y eficaz de modernizar el datacenter es optar por los sistemas convergentes. Estos permiten desplegar un entorno de cloud privado mediante arquitecturas convergentes configuradas y probadas que combinan recursos clave como almacenamiento, cómputo y redes, fruto de una asociación de varios fabricantes.

También, con los dispositivos de hiperconvergencia (HCI) se implantan en minutos datacenters definidos por software (SDDC), que no son sino nubes privadas. Estos appliance proporcionan computación, almacenamiento y redes. Son soluciones llave en mano con las que acceder fácilmente a un SDDC listo para usar, que puede, además, conectarse a servicios de cloud pública para complementar las necesidades de la empresa.

Orbit Consulting Group es una empresa especializada en diseñar e implantar soluciones de arquitectura TI para pymes y empresas de Madrid, y el resto de España. Combina esta esta expertise con el diseño e implantación de soluciones de Negocio y Gestión (CRM/BPM-ERP) ágiles, sencillas y asequibles. Además, proporciona Soporte Informático y Servicios Gestionados TI.

 

CTA-FACTORES TI Y HUMANOS PARA EVALUAR UN PROCESO DE DIGITALIZACIÓN ÓPTIMO

Tags: